Historia

Historia del C.E.SAN

Desde que Mª Cruz Rodríguez decidiera dejar la disciplina del Equipo Nacional de Esgrima en el año 2005 y regresar a su ciudad natal, tuvo en mente la idea de dar a conocer, difundir y prestigiar el deporte al que había dedicado quince años de su vida. 

En la temporada 2005/2006 finalmente con la ayuda de Armando González (como presidente) creó el Club C.E.SAN de esgrima Santander. Dio sus primeros pasos con apenas 10 socios, convirtiéndose en  la actualidad en uno de los clubes de esgrima más grande del tercio norte peninsular y el mas importante y laureado de Cantabria con casi una centena de socios de todas las edades y situándose desde la temporada 2014/2015 en la máxima división nacional con el equipo femenino de Espada.

El C.E.SAN colabora periódicamente con diversas instituciones, centros deportivos y colegios  donde, durante toda la temporada, se repiten exhibiciones y talleres de iniciación fomentando de esta manera el desarrollo de la esgrima en nuestra comunidad autónoma.

En sus inicios el C.E.SAN comenzó con la enseñanza de la espada por medio de Mª Cruz Rodríguez Técnico y Arbitro Nacional por la Real Federación Española de Esgrima y en la actualidad con la enseñanza de las tres armas (Espada, Sable, Florete) y con un cuerpo técnico notablemente mas elevado:

  • Dos Técnicos Nacionales titulados por la Real Federación Española de Esgrima
  • Seis Técnicos de Iniciación.
  • Cinco Árbitros Nacionales titulados por la Real Federación Española de Esgrima.
  • Trece Árbitros Territoriales.
  • Dos Titulados en Directorio Técnico por la Real Federación Española de Esgrima.

La incidencia de la labor desarrollada por Mª Cruz Rodríguez durante estos años ha tenido su reflejo en los medios de comunicación locales, tanto prensa escrita como medios audiovisuales, radio y televisión, con una crecida exponencial en los últimos años de las noticias que versan sobre la esgrima.

Hoy en día el C.E.SAN funciona a pleno rendimiento trabajando duro y con ilusión para desarrollar nuestro deporte y poder presumir de practicar el único deporte olímpico de origen español.


 

Historia de la Esgrima

La esgrima tiene sus orígenes en la Edad Media cuando la espada se utiliza como arma blanca. Cuando se va conociendo la pólvora, las armas de fuego van desplazando a la espada como arma, pero se va utilizando como actividad deportiva, usándose como entretenimiento y competición. En el siglo XV, en España, aparecen los primeros tratados que establecen las pautas para el ejercicio de esta actividad y en 1859 en Atenas la esgrima paso a ser deporte olímpico en la categoría masculina y en 1924 en París en la categoría femenina. Cabe destacar que es el único deporte olímpico de origen español. Con la ejercitación que requiere para adquirir las habilidades y destrezas necesarias para lograr un manejo efectivo de la espada por lo que la esgrima es un deporte de combate que desarrolla ademas de las capacidades físicas que son:

  • Agilidad: Relación de fuerza y elasticidad.
  • Velocidad: Realizar las acciones tanto de brazos como de piernas lo más rápido posible.
  • Resistencia: Capacidad para aguantar a pleno rendimiento la duración de la competición.

También desarrolla como el principal deporte en este sentido las capacidades Psíquicas la cual es muy importante en desarrollo de los niños siendo el deporte recomendado por los psicopedagogo para niños que sufren falta de concentración, descoordinación etc.

En la esgrima encontramos tres tipos de armas:
  • Florete: Es ligera y flexible y tiene un acabado en forma de punta roma. Mide aproximadamente 110 centímetros. En la categoría de florete solo se anota punto cuando se toca en la zona del tronco. Para el uso de florete se requiere una mayor destreza mental y física.
  • Espada: Deriva de la espada ropera española. Es algo más pesada y algo más rígida. También tiene una protección de mano (empuñadura) mas grande. La zona donde se requiere golpear para anotar es todo el cuerpo.
  • Sable: Su característica más importante es que posee un protector en forma de cuenco que se curva bajó la mano. Mide unos 90 centímetros. La parte válida que hay que tocar para anotar punto es la zona superior del cuerpo (cabeza, brazos y tronco).